¿Dónde están los 3.000 millones del terremoto?

Cuatro an?os despue?s de la cata?strofe, los 3.000 millones destinados a levantar Manabi? esta?n por acabarse y ni un solo hospital ha sido concluido. Mucho se gasto? en lo no prioritario y demasiadas necesidades quedan pendientes. Todo envuelto con denuncias de corrupcio?n.

¿Que? duele ma?s: el olvido o la ingratitud? El bombero Jaime Mendoza, de 41 an?os, no duda en la respuesta. La ingratitud, seguro. Aunque el olvido no se le queda muy atra?s. Jaime lleva 13 an?os apagando incendios y rescatando gente en Pedernales, pero el 16 de abril de 2016, le quedo? marcado. Como a todos en Ecuador.

“Estaba de turno. Y cuando paso? el terremoto salimos corriendo a ayudar. No sabi?amos ni por donde empezar. Vimos a un hombre atrapado entre los escombros de un edificio de tres pisos. Lo estaba aprisionando un gran estante. Lo rescatamos, despue?s de haber sacado con las manos hasta la u?ltima piedra que le impedi?a liberarse. El hombre sobrevivio?”.

Cuatro an?os despue?s, el rescatado -quien es periodista sigue comentando por la radio de Pedernales y, cuando recuerda el 16A, agradece “al sen?or alcalde” de entonces por haberle salvado la vida. “Que? ironi?a”, susurra el bombero. Este canto?n es pequen?o y las personas se cruzan con frecuencia por las calles. “Y cuando me ve, nunca se me ha acercado ni me ha dicho nada. Y claro que sabe quie?n soy. Cuando lo rescataba, nos miramos a los ojos. Y esos momentos no se pueden olvidar”.

El olvido no quiere quedarse muy atra?s de la ingratitud, deci?amos. Y eso se palpa en las instalaciones improvisadas, un galpo?n, en el que cuatro an?os despue?s del terremoto siguen haciendo guardias el bombero Jaime y sus 10 compan?eros.

Duermen sobre colchones viejos y rotos, en cuartos calurosos. En Pedernales no hay un cuartel de bomberos, pero tampoco hay un hospital, ni un edificio para la alcaldi?a, razo?n por la que el Alcalde parece un errante.

Y al recordar que este canto?n de Manabi? fue el epicentro de una de las grandes tragedias del pai?s, queda una explicacio?n como deuda. Pero al saber que casi se han gastado tres mil millones de do?lares para reconstruir las zonas afectadas de Manabi? y Esmeraldas, la lo?gica pierde su sentido.

Exactamente: 2.976 Millones
Esa es la cifra que se ha gastado hasta el momento, que para ser precisos, entrega Elizabeth Molina, presidenta del Comite? de Reconstruccio?n y Reactivacio?n Productiva, que se creo? en el gobierno de Rafael Correa, luego del terremoto. Y Molina es una de las que se declara sorprendida por esa cantidad de dinero invertido, que no se ve reflejado en la realidad actual de su provincia. “Me llama la atencio?n y me preocupa, ma?s que como funcionaria, como manabita. No cuadra esa cantidad de dinero con la realidad”, dice a Vistazo.

Y ma?s llamativo todavi?a es cuando se hace notar que cuatro an?os y tres mil millones despue?s, en Manabi? no se ha terminado de construir ni un solo hospital. En Pedernales ni siquiera empieza y tienen que arregla?rselas con un hospital mo?vil. En Bahi?a de Cara?quez comenzo? hace poco la construccio?n. En Chone esta? avanzado, en Manta siguen con el hospital Rodri?guez Zambrano que se cae, literalmente, a pedazos, poco a poco. Si esos hospitales ya existieran habri?an servido el doble para la emergencia actual que soporta el pai?s por el coronavirus. Pero la pandemia mundial ha encontrado a Manabi? ma?s indefenso que nunca. O como siempre, agrega la funcionaria del Comite?.

¿Por que? no se priorizo? la Salud? “Esa es la pregunta que nos hacemos todos los manabitas”, dice Cabezas. El exsecretario te?cnico del Comite?, Carlos Bernal, quien ahora es investigado por peculado por su gestio?n al frente de la Secretari?a del Agua durante el anterior gobierno, tambie?n ha reclamado por el hecho de que no se hayan construido los hospita- les, algo de lo que e?l estuvo a cargo en el correi?smo y tambie?n en el mandato de Leni?n Moreno, hasta diciembre de 2017. Bernal, quien ahora vive en los Estados Unidos, sos- tiene que dejo? todo listo para la contratacio?n cuando dejo? el cargo, estudios y financiamiento incluidos.

En Cojimíes, parroquia de Pedernales ni siquiera tienen una ambulancia para atender las emergencias. Si un paciente tiene que ser trasladado, se lo hace en camionetas.

Que vengan los millones
El Comite? de Reconstruccio?n nacio? tras un decreto firmado por el presidente Rafael Correa el 26 de abril de 2016, apenas 10 di?as despue?s del terremoto. Y Correa puso al frente de la nueva oficina te?cnica al vicepresidente Jorge Glas. Luego vino la aprobacio?n de la Ley de Solidaridad –que subio? el IVA al 14 por ciento, entre otras medidas– para alimentar de los fondos necesarios al Comite?, a los que se fueron sumando donaciones y pre?stamos internacionales. Debido a la solidaridad que se genero? tras la tragedia, no fue complicado reunir tres mil millones.

El trabajo del Comite? presidido por Bernal se apuro? en los u?ltimos di?as del gobierno de Correa. Dos di?as antes que entregue el poder a Leni?n Moreno, el Comite? se reunio? en Manta, presidido por Jorge Glas, para aprobar el gran plan de proyectos. De manera que cuando Moreno asumio?, ese gasto ya estaba decidido. Y lo decidieron Glas, Bernal y otros miembros. Fueron 584 proyectos aprobados de un solo golpe.

El dinero para la reconstruccio?n se re- partio? entre varios ministerios y oficinas de gobierno. El Ministerio de Vivienda manejo? para la construccio?n de casas 503 millones, Obras Pu?blicas 474 millones, la empresa Ecuador Estrate?gico 464 millones y de lo que muchos ecuatorianos no se habra?n enterado es que de sus aportes para la reconstruccio?n de Manabi? tambie?n fueron dirigidos 322 millones para las Fuerzas Armadas y “sus mu?ltiples gastos que demandan sus distintas operacio- nes”, entre las que estuvieron su asistencia y auxilio a la poblacio?n tras el terremoto. Pero tambie?n la reparacio?n de aviones, helico?pteros y barcos, entre otras muchas ne- cesidades militares.

Hay montos de obras que sorprenden: 111 millones de do?lares para derrocamientos de estructuras, contratados por el ministerio de Obras Pu?blicas; seis millones para reforestar y; 108 millones para la construccio?n de la vi?a, Manta-Colisa, que incluye dos puentes que ni los mantenses esta?n convencidos que haci?an falta.

“¿Quie?n les dijo que eran necesarios? ¿Do?nde esta?n los estudios?”, pregunta Luci?a Ferna?ndez, presidenta de la Ca?mara de Comercio de Manta y del Comite? Ci?vico creado en esta ciudad, casi a la par del Comite? de Reconstruccio?n, “para ser su piedra en el zapato”, comenta Ferna?ndez.

Para ella, todo inicio? mal. “Aqui? comenzaron robando hasta las donaciones que envio? desde Guayaquil Jaime Nebot. Y despue?s propuse que para precautelar los fondos que llegari?an, se creara un fideicomiso. No aceptaron, claro, ni me incluyeron en el Comite?. Intente? reunirme con Glas cuando vino a hacer oficina en el hotel Oro Verde, pero no me atendio?. Dijo que no teni?a tiempo”.

Los miembros de la Comisio?n Anticorrupcio?n, delegacio?n Manabi?, an?aden que con la Reconstruccio?n muchos se hicieron millonarios. “Solo hay que averiguar quie?nes fueron los contratistas de las demoliciones. Fue una manera fa?cil de ganar mucha plata”, dice el delegado Julio Villacreses, quien tiene una larga lista de proyectos en los que esta? convencido que se cometieron irregularidades.

La Contralori?a General del Estado a cargo de Pablo Celi comenzo? el trabajo de las auditori?as, que esta? lejos de terminar. No va ni por la cuarta parte de lo que se ha ejecutado. Y de lo que ha sacado cuentas, no hubo responsabilidad en los contratos y gastos del Ministerio de Vivienda para la construccio?n de casas. Hay 60 contratistas declarados incumplidos y unas pe?rdidas por recuperar de 12 millones. Todo esto mientras todavi?a hay damnificados que cuatro an?os despue?s, siguen viviendo en endebles estructuras de palos y zinc, como Idalia Ceden?o, quien teni?a una casa de tres pisos a menos de una cuadra del maleco?n de Pedernales. Todo se le vino abajo, con ella adentro. Ahora dice que intento? cinco veces que la incluyan en la lis- ta de beneficiados, sin ningu?n e?xito, pues fue considerada como una persona con recursos. Lleva cuatro an?os habitando el terreno donde alguna vez estuvo su casa.

En Bahía de Caraquez recie?n se empezo? la construccio?n del nuevo hospital. Se sigue atendiendo a los pacientes en donde era el campamento de los trabajadores del puente Los Caras.

Arre?glense como puedan
En Cojimi?es, parroquia costera de Peder- nales, ahora tienen agua potable, pero no existe ni una sola ambulancia. ¿Que? pasa en una emergencia? Los pacientes son movilizados en lo que se pueda y si la situacio?n rebasa la capacidad del Centro de Salud, son llevados a Pedernales, normalmente en camionetas, como lo confirma un me?dico. “Hasta ahora no hemos tenido ninguna vi?ctima que lamentar por la falta de ambulancia”, dice sonriendo.

En Bahi?a de Cara?quez tambie?n se arreglaron como pudieron. Alli? habilitaron el viejo campamento que el Cuerpo de Ingenieros del Eje?rcito instalo? cuando construyo? el puente Los Caras, lo readecuaron y listo el hospital. Asi? han pasado los an?os. En Manta, el hospital Rodri?guez Zambrano fue afectado por el terremoto, sobre todo en los acabados, pero au?n asi? siguio? funcionando, como si nada. Ahora muchas paredes esta?n cuarteadas, hay puertas rotas y un panorama no muy saludable. Recie?n ahora los pacientes sera?n reubicados en una construccio?n provisional.

“El problema es que se robaron la plata. Mi ca?lculo es que de los 3.000 millones, solo el 10 por ciento sirve. El 90 por ciento fue para el lleve”, comenta Luci?a Ferna?ndez, quien con el Comite? Ci?vico que preside se ha dedicado a fiscalizar los contratos de la Reconstruccio?n. Para la presidenta del Comite?, eso le parece exagerado y no se anima a confirmar si hubo corrupcio?n: “Para eso esta?n los o?rganos de control”. Quien si? firmo? el 13 de marzo de 2019 un contundente informe de actos de corrupcio?n en las obras de la reconstruccio?n fue el fallecido expresidente del Consejo Participacio?n Ciu- dadana, Julio Ce?sar Trujillo, quien acuso? a Carlos Bernal de tra?fico de influencias pa- ra beneficiar a empresas familiares con mu?ltiples contratos. Y pidio? a Fiscali?a que le sume otra investigacio?n a la que ya tiene en su contra.

Que se reconstruya el cuartel bomberil de Pedernales y que se castigue a los culpables del mal manejo de la reconstruccio?n pide el bombero Jaime Mendoza, quien al igual que muchos manabitas, no sabe que? cataclismo ha sido peor. (Marlon Puertas / Vistazo)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*